Confort neurodivergente (febrero)

Confort neurodivergente (febrero)

Esta newsletter mensual está enfocada al confort neurodivergente para intentar hacer más amable existir.

Puede que seas neurodivergente, o puede que no. Puede que te resulte de utilidad, o puede que no. Igualmente, espero que disfrutes este pequeño cúmulo de información que a mí me ha hecho el mes. Gracias por leerme. Esta edición, la de febrero 2024, es la primera que llevo a cabo. Espero poder añadir más cosas concretas poco a poco.

 

Serie que he terminado este mes y no supero:  Community (Dan Harmon, 2009)

Posiblemente, era la única persona que en 2022 no sabía nada de la serie de comedia Community porque, a veces, parece que vivo debajo de una piedra. Fue mi vínculo, Jose, quien decidió mencionarla por primera vez. Al principio pensé que una serie de comedia, es algo que normalmente no entiendo ni disfruto y que el concepto educativo, en el que se desarrolla, es algo que tampoco entiendo ni disfruto. Me preocupaba aburrirme y no poder conectar con nada de lo que propusiera la serie. Jose insistió en que iba a haber un personaje que me generase mucho interés y le hice caso. Me gusta ver cosas ahora porque las veo con gente, como Jose, que no me presiona a ver las cosas del tirón si no puedo o que no me hacen permanecer viendo algo que me desagrada. Lo sé, tenía el listón de visionar cosas bastante bajo.

El caso, hemos terminado la última temporada en febrero de 2024 y, prácticamente, es una serie que ha visto desarrollarse nuestro primer año de relación. No supero esto. Claro que yo no sabía que Jose fuera acertar de lleno nada más conocerme en que Abed iba a ser mi personaje referencia absoluto durante las seis temporadas (y puedo asumir que la película).

Jose y yo hemos hablado muchísimo sobre representación neurodivergente porque es uno de mis intereses especiales y adoro encontrar patrones en todo lo que veo. Muy autista de mi parte. No me suele gustar nada que la representación autista la haga gente alista. Además de la parte política, es algo que me da bastante repelús de ver (aunque esto tiene factor político como todo, también). El mundo es muy capacitista y no es algo de lo que me guste rodearme si es evitable. Como solemos decir en mi entorno, tenemos nuestra burbujita queer neurodivergente donde refugiarnos. (Un amigo, Oliver, hizo un fanzine increíble sobre esto). Sin embargo, aunque el personaje de Abed esté interpretado por Danny Pudi, que no es una persona autista, le adoro. No he parado de relatear con el personaje. Se supone que lo ha escrito una persona que se dio cuenta de que era autista mientras hacía esta serie (el guionista y animador Dan Harmon).

 

Tengo que insistir en que no solo yo adoro a Abed. He apreciado en comunidades de Tiktok y recovecos de redes que no soy la única persona autista que encuentra confort en Abed. Creo que es increíble esta serie y los personajes responden a un equilibrio muy ajustado que incluso hacen referencia entre ellos como metabroma. Pero si ya ver la serie y coexistir ese rato con este personaje en concreto me hace el día increíble, ver la serie y poder disfrutar de Troy es el doble de fantástico. Troy y Abed son el patrón de persona neurodivergente 1 (TDAH) y persona neurodivergente 2 (Autista) hacen una alianza casi que intuitiva y se mejoran la vida mutuamente. (He puesto el ejemplo TDAH y Autista pero hay múltiples combinaciones y no solo pueden ser dos personas). Al final, la cabra tira al monte. Es fácil entender que la gente neurodivergente va a entender mejor a otra gente neurodivergente. Una lógica aplastante, sí. No he podido evitar ver a Jose en Troy y a mí en Abed. Me da confort este dúo majísimo y me da confort asociar ver la serie a pasar tiempo de calidad con Jose y tejer.

 

Canción stimming en bucle durante febrero: Wenceslas del grupo Gnome

 

Alex me enseñó esta canción un día y posiblemente no imaginó que la tendría en bucle eternamente. Soy el tipo de persona que se regula emocionalmente y físicamente con música y esta canción me resulta stimming sonoro. Además, el videoclip es simplemente un: sí. Todo en el vídeo es icónico y me da confort. No puedo estar refunfuñando con este increíble grupo de gnomos danzantes.

No sabía hasta hace unos meses que la música me regulase tanto. Es una cosa un poco fuera de medida, pero me ayuda bastante saberlo ahora porque puedo mejorar mi permanencia emocional con esto. Esta canción estaría en mi playlist: This feels like a hug/ Se siente como un abrazo, pero también tengo otra playlist icónica para venir desregulade y harte de todo desde la facultad a casa que se llama: Another day, another bpd slay/ Otro día, otro divineo del tlp (la traducción no es increíble pero no sabía sintetizarlo). La conclusión que he sacado es que haré una playlist para cada sensación cocreta de mi cuerpo que necesite regular.

Link al vídeo de youtube

Poema que no puedo sacarme de la cabeza:

Este mes estoy trabajando muchísimo en detalles del poemario que llevo escribiendo desde finales de 2022. En mis movidas de identidad y momentos existencialistas, recurro bastante a este poema, I´m Nobody! Who are you? de Emily Dickinson. Es un poema que una vez recité sin ningún tipo de rigor durmiendo (hablo bastante mientras duermo, ¿pensábais que iba a callarme en algún momento? Obvio que no) y últimamente lo tengo mucho en la cabeza.

 

Es increíble porque ahora, en mi ecolalia, he empezado a versionarlo (despierte esta vez) de tal manera que cojo el “I´m nobody, who are you?/Soy nadie, ¿quién eres tú?” y sustituyo “nobody/nadie” por lo que me interese comunicar en ese momento. Por ejemplo, por “hungry/hambriente”: “I´m hungry, who are you? are you hungry too?/ Tengo hambre, ¿Quién eres tú? ¿Tienes hambre también?” Luego, nuestra Emily, dice: “Then theres a pair of us/ entonces somos dos”. Esto se comenta si ambas personas coinciden y entonces pues se va a por comida en este caso. Es la cúspide de la comunicación de necesidades a través de citas a Dickinson, soy consciente. No tiene copyright así que, ya estáis tardando.

Os dejo el poema en inglés y castellano:

No soy Nadie! ¿Quién eres tú?

Soy nadie¿eres tú - Nadie - también?

es que hay un par de nosotros?

no lo cuente! ellos se enterarían - tú sabes!

 

qué triste - ser - Alguien!

qué público - como una Rana -

decir su propio nombre - a lo largo del Verano

a un admirativo Pantano.

 

I’m Nobody! Who Are You?

I'm nobody! Who are you?

Are you nobody, too?

Then there's a pair of us, don't tell!

They'd advertise, you know.

 

How dreary to be somebody!

How public, like a frog

To tell one's name the livelong day

To an admiring bog!

 

 

Resumen mensual: 

Febrero es un mes normalmente extraño para mí. Suele ser porque dejas atrás enero que es una gran novedad de año nuevo y vuelves a lo mundano del resto de meses.

Febrero es un revuelo alrededor de San Valentín, lo cual me gusta desde ciertos puntos y modelos relacionales. También me gustan los corazones y el rosa, no puedo quejarme de la decoración. Aunque no soy yo para hablar porque empecé la relación intensa con Jose en Febrero y desde entonces es el mes más moñas. Pongo el listón alto también porque todo lo cursi me flipa. ¿Es el cursi el nuevo punk?

Este mes, además de revolotear alrededor de amor cursi, hemos celebrado varios cumpleaños de amigues. Todes tenían que ser acuario, aunque relacionarme con tantos acuarios dice más de mí en verdad. Siento que este mes he tenido mucha actividad social (quizá me he pasado), pero siento que los entornos en los que me relaciono ahora son super flexibles y discas. ¿Te cansas y quieres irte a tu casa? Te vas a tu casa. Siento que en algunos ambientes neurotípicos o quizá concretamente alistas, es “de mala educación” irse antes de tiempo. Esto es confuso para mí personalmente porque no tengo clara la hora de finalizar porque nadie la ha notificado y porque no entiendo que sea “de buena educación” tener un meltdown en un evento social. No creo que sea tan complicado entender que todes tenemos energía y ritmos diferentes. Alguien yendo a casa a descansar no es alguien que te rechaza. En mi caso suele ser solo y únicamente que quiero irme a casa. No hay más. Me gusta tener amigues que resuenan en esto.

 

He estado pensando:

He estado dándole muchas vueltas a un audio de tiktok que decía algo como “¿Nunca he hecho esto? No importa, mi audacia queer me hace pensar que sé hacerlo”. Es un audio que siempre he pensado que tenía sentido en mi caso, pero no sé decir si es ser queer lo que te da la osadía de intentar hacer TODO lo que se te ocurre como si supieras del asunto. En mi caso siento que es una cualidad que se ha intensificado según he ido hundiéndome en la carrera, por supervivencia. ¿Sé usar un soplete? Ahora sí. ¿Has hecho un molde de escayola sin que nadie te indique nada en absoluto? Ahora sí. ¿Has hecho patrones de ropa? Ahora sí. Podría seguir una eternidad con qué cosas he tenido que gestionarme por mi cuenta y lo útiles que son las pistolas de silicona en mi día a día, pero creo que se entiende. Una vez compré jeringuillas y les faltó llamar a la policía pero yo solo quería medir mis pinturitas acrílicas en clase.

También siento que realmente tengo que tener algún tipo de habilidad previa a esto para ser capaz de soldar sin hacer explotar la facultad, pero no lo tengo claro. Puedo intuir que el síndrome del impostor no es algo que me beneficie en este caso concreto porque subestimo mis capacidades, pero a la vez no siento que sepa tanto de nada como para la responsabilidad que supone coger y usar un soplete con tus otros treinta compañeros un poco haciendo lo mismo. Dante tendría que haber visto ese infierno.

Sin embargo, no creo que mi audacia sea solamente queer. Siento que soy un poco audaz en esencia, en el ámbito que toque. Tengo la “osadía queer”, “la osadía cutre de bajos recursos del diy de alguien que no tiene dinero infinito”, “la osadía neurodivergente”, “la osadía disca”, la “osadía de quien tiene que sacarse la carrera sea lo que cueste” y, en resumen, todo esto creo que se concluye en que tengo la osadía de no tener cierto privilegios y tener que sobrevivir en este mundo hostil. Como cualquiera que necesite algo y no tenga acceso y facilidad infinita.

A pesar de esta densidad, a mí me hace gracia el audio de tiktok.

Regresar al blog